Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestro servicio, recoger información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en  política de cookies.

Continuar
TEMPORADA 3, CAPÍTULO 2

"La herencia"

La herencia de Don Bejumea va a ser un tema de locos, porque todos siguen descolocados con su repartición de bienes. Maritxu tendrá que enfrentarse a un doble conflicto: su nueva condición de copropietaria de la Clínica Híspalis, que la instalará de nuevo en el sur, lejos de su hijo y la amenaza de cierre que asola al Kaia. La cuadrilla temblará al ver su templo en peligro, ya que perderían la que es su segunda casa y no están dispuestos a ello. ¿Podrá Maritxu con la presión en la clínica? ¿Perderán su sede los miembros de la cuadrilla?

Maritxu tendrá que alejarse de nuevo de su hijo para gestionar la clínica Maritxu tendrá que alejarse de nuevo de su hijo para gestionar la clínica | Foto: Atresmedia Internacional

Atreseries  |  Madrid  | Actualizado el 03/05/2017 a las 18:32 horas

Aunque el futuro de Maritxu se dibuja en Sevilla, para ponerse al frente de la Clínica Híspalis tras recibir la herencia de Don Bejumea, la viuda tendrá que gestionar también la grieta que puede suponer el cierre de su taberna y sede de la cuadrilla: el Kaia.

La madre de Peio es ertzaina y solicitará una inspección para comprobar si ese problema en la estructura puede poner en peligro la vida de los clientes de la taberna y si puede manternerse abierta.

Carmen se apuntará a clases de euskera y allí compartirá pupitre con el cuñado de Koldo: José Mari. ¿Aprenderá a pronunciar más de dos palabras la sevillana? ¿Habrá feeling entre José Mari y ella?

Jozé también se viene arriba y viaja a San Sebastián en busca de los terrenos que ha heredado de Don Bejumea. Le ayudará Carmen y acabarán perdidos. ¿Podrá Iñaki encontrarles con ayuda de la ertzaina?

Cerrar ventana
Cerrar ventana